martes, 28 de abril de 2009

Moguer... (al maestro Juan Ramón...)

El dormir es como un puente
que va del hoy al mañana.
Por debajo, como un sueño,
pasa el agua, pasa el alma.

Ten cuidado cuando besas el pan . . .
¡Que te besas la mano!

Mi vida fue salto, revolución, naufragio permanentes: Moguer, Puerto de Santa María, Sevilla, Moguer, Francia, Madrid, Moguer, América. Y en América, Nueva York, Puerto Rico, Cuba, La Florida, Washington, La Argentina, Puerto Rico, Maryland, Puerto Rico.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

cómo un personaje, una persona en definitiva, puede ser capaz de mostrar tanta sensibilidad y de ser al mismo tiempo tan cabrón con la persona que tiene a su vera? O era ella la que tenía toda esa sensibilidad? y él se limitaba sólo a sustraer lo que escribía...? Y tendríamos que decir eso de "detrás de cada hombre que triunfa hay una gran mujer". Para ver cosas, estar vivo.Historias aparte, un maestro, sí, y de los grandes.
besos

Anónimo dijo...

YO tengo una amiga que vive en ese puente

angie dijo...

la vida es salto, revolución, naufragios... navegamos, por fortuna, y llegamos aun sin rumbo (o no llegamos, y entonces nos acordamos de ítaca y de cavafis)