jueves, 23 de octubre de 2008

Morirse muchas veces mucho...





... Definitivamente,no me acostumbro a cumplir años...

Al maestro Ángel González le pasaba lo mismo:




Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso
disolviéndome en el aire
cotidiano, burdo
jirón de mí,
deshilachado y roto por los puños.
Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!
Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

9 comentarios:

Athena dijo...

Qué bueno leerle otra vez en su blog. Me ha encantado el poema de Ángel González. Y felicidades.

David dijo...

Que nos vamos haciendo viejos...
pero leyendo a Ángel González se nos contagiará algo de la juventud que mostraba a pesar de su avanzada edad.
Me encantaba la curiosidad que tenía ante el mundo a pesar de sus ochenta y tantos años.

PAF dijo...

Amigo Antonio, suelo pensar que las décadas son como los aperitivos, la ensalada, el primer plato, el segundo...el postre... De manera que, cuando se ha disfrutado a fondo de una de aquellas, sólo se ansía llegar a la siguiente. asimismo, cuando se ha gozado del aperitivo requerimos la ensalada, y al haber disfrutado el primer plato, no queremos pensar ya en la ensalada, sino en el segundo, etc...Tampoco parece sensato que, al llegar al postre, alguien precise de aceitunas y almendras o berenjenas de Almagro.
Mi experiencia es la del que disfruta tanto con cada década que no añora, en modo alguno, la anterior. Tal vez, si te aplicas a lo mismo, te encante, como a mí, cumplir años. ¡Vivan los 40!

Antonio Sánchez dijo...

ATHENA querida: el placer sin duda es mío. Muchas gracias por las felicitaciones.
DAVID, amigo y Poeta: la verdad es que envejecemos poco a poco (unos más que otros). ¿Te acuerdas de cuando nos hacían descuentos en las aerolíneas en esos viajes de juventud? ¿Ubi sunt las envidias que despertaba nuestra tierna edad cuando íbamos a pagar en la agencia de viajes?
Siempre que leo al maestro AG me acuerdo de ti, por eso de que los dos sois poetas, y eso supone que téneis el alma noble y generosa...
PABLICO:tus palabras siempre me reconfortan tanto que sólo puedo volver a decirte "gracias". Tu sapientísima visión del mundo me hace ver la lejana cifra de los 40 como algo muy deseable. Y si además llego aparentando_como es tu caso_ tener 25, ¿qué más se puede pedir?

angie dijo...

todas las veces que hemos muerto y hemos resucitado,algunas, muchas, hasta en el mismo día,
los poemas que nacieron muertos de verdad,
la vida que vivimos a veces, cómo es posible, sin darnos cuenta,
los años vagabundos que nos ven dudar de la tristeza,
el tiempo, aunque me bastó un segundo para...

SaLvAtOrE dijo...

Caro Antonio, mis felicidades con retraso...ya sabes, trabajo demasiado, tanto como para perderme tus deliciosos bizcochos en tuttosole (estoy aprendiendo italiano...). Tengo la impresión de que aunque no nos acostumbremos a cumplir años, la mayoría de gente gana con la edad, en cierto modo cambian nuestras apetencias, necesidades, no se, es un poco lo que dice Pablo, cada época tiene su propio encanto, cuales platos de un menú (Pablito, cuando cumplas los cincuenta te voy a invitar a una cena de kebah Chuck Norris).

Yo, que estoy a punto de entrar en la treintena, siento lo mismo que tu, caro Antoine.

Espero , pronto, no trabajar tanto y poder compartir mas ratos contigo (ratos y bizcochos), puesto que siempre han sido ratos muy agradables (y si no recuerda tu cumpleaños el año pasado, cuando a las tantas de la madrugada, yo exigía seguir jugando a las frases, ¡casi me voy llorando!).

Gracias por todos esos ratos, amigo.

Anónimo dijo...

amigo, yo también un año más. y lo mismo de siempre. pero con menos ilusión. Prometo cambiar. Cambiaré. Tengo que sonreir más, y lo haré...un beso.

Antonio Sánchez dijo...

Salvatore carissimo: muchas gracias por tus felicitaciones y mi enhorabuena por tus avances en la lengua italiana _que después de la española es la mejor_ . Prometo aprender de lo mucho que nuestro PAF nos enseña que sin duda ha de ser nuestro Evangelio. Espero, igualmente, que no te pierdas ni una más de nuestros encuentros bizcochiles... No trabajes tanto y NO PIENSES TANTO...
Un fuerte abrazo.
Angie querida: qué razón tiene el tal Celso Furioso que se ha abonado a tu blog...
ANÓNIMO AMIGO, (aunque para mí no eres anónimo). ¡Qué importante es ma amistad y la risa! Así que espero que no haya nada que haga disminuir las ganas de reír , ni tan siquiera "los 0º de temperatura..."
Felicitaciones por ese año más que deseo de todo corazón que disfrutes tanto como mereces...
Besos.

Lupe García dijo...

Suscribo todo lo dicho. Hoy es un día sin inspiración.
Un besazo, futuro marido.