viernes, 29 de febrero de 2008

De amor y magia (I)...


El amor y la magia han sido una constante en la literatura, un motivo fundamental , una fuente de inspiración que ha impregnado páginas de grandes e inolvidables obras fundamentales de la literatura universal de todos los tiempos ( y de las que hablaremos, por supuesto)... De amor y magia os quiero hablar en esta ocasión, y qué mejor ejemplo que el microcuento de un gran narrador (para mí, sin duda , uno de los mejores de la literatura contemporánea): el italiano _nacido en Cuba_ Ítalo Calvino. En él la magia obra el milagro: el amor _ese que persiste incluso después de la muerte_ ata a Carlomagno al recuerdo indeleble de su joven amada y al lago de Costanza. Angie querida: ¿hasta cuándo pospondremos este viaje _necesario_ a la Selva Negra y a este lago, escenario de una historia tan bella?...

"El emperador Carlomagno se enamoró, siendo ya viejo, de una muchacha alemana. Los nobles de la corte estaban muy preocupados porque el soberano, poseído de ardor amoroso y olvidado de la dignidad real, descuidaba los asuntos del Imperio. Cuando la muchacha murió repentinamente, los dignatarios respiraron aliviados, pero por poco tiempo, porque el amor de Carlomagno no había muerto con ella. El Emperador, que había hecho llevar a su aposento el cadáver embalsamado, no quería separarse de él. El arzobispo Turpín, asustado de esta macabra pasión, sospechó un encantamiento y quiso examinar el cadáver. Escondido debajo de la lengua muerta encontró un anillo con una piedra preciosa. No bien el anillo estuvo en manos de Turpín, Carlomagno se apresuró a dar sepultura al cadáver y volcó su amor en la persona del arzobispo. Para escapar de la embarazosa situación, Turpín arrojó el anillo al lago de Constanza. Carlomagno se enamoró del lago Constanza y no quiso alejarse nunca más de sus orillas".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

"El éxito de la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino". Esta cita refleja la bonita historia de t blog, has solventado perfectamente la desaparición de tu antiguo blog, creando otro más bonito, si cabe, que el anterior. Desde Granada te mando todo el ánimo para continuar con este bonito hobbie, sobre todo, gracias por pensar en los que leemos todo lo que escribes, embelesados con las palabras que usas. Una gran admiradora de ciencias, jaja( la del Departamento de enfrente)Besos amigo!

Antonio Sánchez dijo...

Qué ilusión me hace que visites este espacio que elaboro con tanto amor... Pues sí, hasta el momento (y espero que así siga siendo), me caigo y me levanto... Es la vida y hay que afrontarla.
¿Qué sentido tendría este blog si no pensara en todos los que lo leéis? No dudes de que así seguirá siendo. Ah: y ya hay otra cosa que tenemos en común. Yo también te admiro.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bea dijo...

El secreto está en la pasta... ah, no! en el anillo... Y sí, el amor tiene ese punto de magia inexplicable que hace que la razón no le encuentre la lógica. Yo también te doy las gracias, por ser así, por estar ahí y, cómo no, por compartir todas esas reflexiones con todos nosotros. Y dado que esta tarde he aprendido a hacer comentarios en tu blog, pues, aquí va el primero (o mejor dicho, el segundo).

Antonio Sánchez dijo...

El amor, querida Bea, es el peor enemigo del desamor, por eso perjudica tan seriamente la salud...
Gracias a ti, porque ya sabes la ilusión que me hace recibir comentarios en este espacio en el que ya no tienes excusa para no participar a menudo.
De nuevo, gracias, amiga.

angie dijo...

me gustó ir al lago constanza, que además es fronterizo (en la frontera siempre están las respuestas). ¿volveremos?